El experimento como recurso de apoyo en el aprendizaje de los niños

apoyo en el aprendizaje de los niños

El experimento como recurso de apoyo en el aprendizaje de los niños.

La vivencia y la lúdica son caminos por los que los niños pueden llegar a un mejor estilo de aprendizaje, más aún si se presentan problemas o dificultades.

La vivencia y la lúdica son caminos por los que los niños pueden llegar a un mejor estilo de aprendizaje, más aún si se presentan problemas o dificultades que pueden ser superadas con la guía y apoyo de los maestros y de los padres a través  de actividades fáciles de realizar.

Una de las mejores estrategias para ayudar a los niños con problemas o dificultades en el aprendizaje, es la elaboración de manualidades y la experimentación. Factores como la creatividad, entretenimiento, concentración, motricidad fina y otros procesos del pensamiento intervienen en esta actividad y contribuyen al desarrollo y perfeccionamiento de habilidades y destrezas, que son fundamentales en el aprendizaje de la lectura, escritura, matemática, desarrollo de la atención, concentración y otros procesos cognitivos.

Ejercicios y actividades sencillas como construir figuras con papel ayudan al niño en la motricidad fina, que es fundamental para que aprenda a escribir o supere problemas en esta área.

También se puede proponer el uso de rosetas para realizar una figura gigante con la participación de todos los estudiantes del aula de clase y a la par trabajar cooperativismo, comunicación, liderazgo, etc.

En niños de todas las edades, realizar obras de teatro es de mucha utilidad para mejorar las habilidades de quienes presentan dificultades en el aprendizaje. Por ejemplo, diseñar con los estudiantes sus propios disfraces con trozos de papel y tela de diferentes texturas, afina la motricidad y mejora la habilidad para manipular objetos que demandan la prensión fina.

Cuando se arma el escenario hay que tomar en cuenta dimensiones, cantidades, ubicación, espacios; todo esto hace que aumente la velocidad del desarrollo de la percepción de distancia y profundidad y se estimula el pensamiento lógico y matemático.

Ayudas sencillas

Todas las actividades  que demanden la experimentación manual, o en general, la estimulación sensorial, facilita el aprendizaje y ayuda mucho a los niños con problemas. Inclusive, emocionalmente, todo aquello que tiene que ver con olores, sabores, sensaciones táctiles, colores y tamaños ayuda a lograr un equilibrio en los sentimientos del estudiante y promueve una memoria a largo plazo.

El aula de clase debe convertirse en un taller de arte de descubrimiento y de diversión; sin embargo, para que la atención no se disperse, hay que estructurar las actividades que se realizan para conseguir un aprendizaje significativo

Los rincones didácticos motivan al niño para asimilar de mejor manera la información.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fuente: elcomercio.com

Imprimir Imprimir

Comentarios