Día del Niño – Ideas para regalar según la edad

Día del Niño: “¡mamá comprame!”

Al acercarse fechas especiales que convocan especialmente al público infantil, los medios de comunicación y entre ellos especialmente la televisión se inundan de publicidades muy tentadoras de juguetes y otros productos con el objetivo de despertar en los niños la ansiedad de consumo.

A todas las mamás y papás les pasa…sus hijos diciendo “mamá comprame”…y siempre, por suerte, nos encontramos con cosas que no podemos comprar y decimos “no”… Este “no” inaugura la cuestión de los límites: lo que sí podemos y lo que “no” podemos. En este caso: comprar.

Y aunque veamos a nuestros hijos angustiados por ese “no” tenemos que saber que los límites son lo que ordena el mundo que es novedoso para un niño en desarrollo, estableciendo reglas de juego y eso es contenedor, brindando al niño una grata sensación de seguridad y confianza.

¿Por qué decimos que “por suerte” nos vemos enfrentados a decir que “no” a la compra de algunas cosas? Porque de esta manera el niño aprende a frustrarse, a enfrentarse con el “no” y por lo tanto a apelar a sus propios recursos para ello y esto forma parte de su crecimiento, enriqueciendo su desarrollo.

Asimismo es importante mencionar que se trata de respetar normas, tan importante para su desarrollo social, su convivencia con los otros favoreciendo además su responsabilidad con el dinero. Como vemos se trata de una buena oportunidad para trabajar algunos valores vinculados a los límites por un lado y al consumo por el otro.

Efectivamente los niños enmarcan su demanda en una idea del “todo se puede”. Los adultos debemos frustrar esta idea y dar lugar al vacío necesario para que crezca de una manera saludable. Un niño que se encuentra frente al No, al vacío, al no todo es un niño que aprenderá con límites y generará sus propios recursos.

Estas ideas pueden venir acompañadas además de una construcción de una mirada crítica en torno a lo que se ve en los medios: no todo es verdad, no todo es posible, podemos y debemos decir que “no”. El Día del Niño puede ser una invitación a la reflexión familiar en torno a estos conceptos más ligados al No, y a compartir un momento de alegría y festejo del lado del SI. El “no todo “incluye algunos “si”, y para ello veamos qué juguetes pueden resultar interesantes para cada etapa de los niños.

Recién nacidos: móviles, sonajeros, espejos (irrompibles), libros de tela, de cartón, gimnasios.

De 2 a 4 meses: juguetes con textura, juguetes con sonido, pelotas, sonajeros y móviles, títeres de dedo.

De 4 a 6 meses: juguetes con sorpresa: cajas que al abrirse hacen saltar un muñeco, títeres de cono, música, juguetes para el cariño; ositos, peluches, bebés, alfombra didáctica.

De 6 a 8 meses: autos y camiones de juguete, títeres, canciones infantiles, juguetes para el baño, juguetes con sonidos, tazas para apilar.

De 8 a 10 meses: libros con texturas, pianos de juguete, pelotas, túneles, juguetes de arrastre.

De 10 a 12 meses: juegos de correspondencia y encastres, peluches, teléfonos de juguete, masa, bloques, libros, jumpings y rodados de desplazamiento: andadores en sus diferentes versiones.

De 1 a 2 años: Juegos de apilar, rompecabezas, encastres, juguetes con botones y otras destrezas: abrochar, atar, abrir, juguetes de arrastre: carretillas, cochecitos de bebés, muñecos, bloques, papel y crayones, masa, juguetes con textura, disfraces, herramientas, cocinita, libros.

De 2 a 3 años: clasificación, hacer parejas, álbumes, masa, equipo de pintura, música, juegos con muñecas, autos y pistas, toboganes, hamacas, rompecabezas, pelotas, juegos de té, bloques más pequeños, dominó y juegos de cartas, memotest, disfraces.

Éstas son algunas ideas para tener en cuenta a la hora de pensar el regalo para nuestro hijo. Sin embargo lo más importante a tener presente es que para que el juego conlleve la mayor riqueza posible, lo importante no es tener conocimiento en relación a las etapas evolutivas, ni los aprendizajes esperados en cada una de esas etapas, sino disponer de un tiempo para participar de estas actividades del bebé o niño, alentarlo a jugar, festejar sus logros y disfrutar con ellos.

Por Lic. Marisa Russomando, Psicóloga (MN) 23189,

www.marisarussomando.com.ar

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Directora de Espacio La Cigüeña.

Imprimir Imprimir

Comentarios