Compartir la lectura con sus hijos también es una caricia

Compartir la lectura con sus hijos también es una caricia

Compartir la lectura con sus hijos también es una caricia. Consejos para padres.

Hable con sus hijos desde pequeños para que aprendan a hablar y a entender los significados de las palabras. Muéstreles y explíqueles los distintos objetos que encuentre mientras juegan y hacen sus quehaceres. Un amplio vocabulario les dará a sus hijos una gran ventaja al empezar la escuela.

Léale a sus hijos todos los días desde que cumplan seis meses. Leer y jugar con libros es una manera muy especial de convivir con ellos. Cada vez que escuchan las mismas palabras, ellos se familiarizan cada vez más con esas palabras. La lectura es una de las maneras más eficientes para que aprendan.

Use sonidos, canciones, gestos y palabras que rimen para que sus hijos aprendan sobre el lenguaje y las distintas maneras que se utilizan las palabras. Los bebés necesitan escuchar el idioma en vivo de una persona. Para ellos los sonidos en la televisión son solo ruido.

Muéstreles y léales las distintas palabras impresas dentro de su casa y en los distintos lugares a donde lleva a sus hijos, como las tiendas, por ejemplo. Es importante que invierta el mismo tiempo escuchando a sus hijos que hablando con ellos.

Procure llevarse libros y libretas de niños para escribir cuando salga de casa. Así sus hijos se ocupan y se entretienen mientras viajan, en el consultorio del medico, o en otras citas que usted tenga.

Establezca un sitio tranquilo en su casa donde sus hijos puedan leer, escribir y dibujar. Ponga libros y otros textos a su alcance.
Incúlqueles a sus hijos la importancia de saber leer. Ponga el ejemplo leyendo libros, periódicos y revistas.

Reduzca la cantidad de televisión y los programas que vean en casa. Lo mejor sería apagar la televisión por completo y pasar más tiempo mimándolos y leyéndoles. El tiempo y la atención que le dedique a sus hijos no solo les beneficiara en la escuela si no también para toda la vida.

Intégrese a los programas que ofrece su biblioteca, su comunidad y su iglesia. Estos programas pueden:

• Ofrecerle libros y otras lecturas propias para la edad de su hijo que pueda utilizar en casa.

• Enseñarle formas divertidas de usar los libros y ayudarle en la enseñanza de sus hijos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

• Ofrecerle lecturas y otros programas educativos para sus hijos durante el año.

Imprimir Imprimir

Comentarios