Escuela de clown para niños

Escuela de clown para niños

Escuela de clown para niños

 

ACTIVIDADES CREATIVAS

Historia de La Escuela:

Marcelo Katz dicta clases de Clown, bufón y máscaras desde el año  1988, en el  2000 funda su Escuela en Buenos Aires que crece rápidamente, contando  actualmente con 300 alumnos de todos los niveles.
En el año 2006  se abre la escuela de chicos y adolescentes completándose así el proyecto pedagógico.


Descripción de la Escuela

En un ambiente de juego, humor y risa los chicos de 4 a 18 años podrán iniciarse en la técnica del clown, profundizando  su capacidad de jugar y aprendiendo a compartirla con el público, divirtiéndose y divirtiéndolo.
Un meticuloso trabajo  actoral  que les permite capitalizar sus singularidades, desarrollar la confianza en sí mismos,  y contactarse con sus compañeros de escena y con el público.
Un entrenamiento sobre las leyes del juego escénico y la comicidad.
Cada grupo está a cargo de docentes especializados, y trabaja sobre un proyecto que incluye juegos, ejercicios y muestras.

Modalidad de cursada:

Cursos Anuales
Una clase semanal con duración de 1 hora a dos horas según las edades.

Grupos:

Los grupos estan divididos por edades.

Grupo 4 y 5 años   martes de 17.30 a 18.30hs
Grupo 6,7 y 8 años  jueves de 17.30 a 18.30hs
Grupo 9 y 10 años   martes de 18.30 a 20hs
Grupo 11 y 12 años   jueves de 18.30 a 20hs
Grupo de Adolescentes  lunes de 18 a 20hs

El equipo docente esta compuesto por los profesores, un coordinador pedagogico y un director.
Los profesores son: Hernan Salcedo, Valeria Maldona, laura Pereyra y Lucia Bayacasal.
Coordinador pedagógico: Marcos Arano
Director: Marcelo Katz

Aguirre 1270 villa Crespo Capital federal
tel: 4854-1905
escuela@marcelokatz.com.ar
www.marcelokatz.com

Imprimir Imprimir





EnCuentos
Acerca de EnCuentos 46 Articles
Había una vez… un grupo de profesionales y autores independientes que habían decidido ayudar a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento habían sido chicos- e hijos que, mediante la lectura, se convertirían en algún momento en mejores padres.

Comentarios