Cómo evitar plaguicidas y pesticidas tóxicos en la vida de los niños

Cómo evitar plaguicidas y pesticidas tóxicos en la vida de los niños

Cómo evitar plaguicidas y pesticidas tóxicos en la vida de los niños.

Intoxicación por Plaguicidas. Oscar Guzmán. Pediatra colombiano. Prevención de accidentes domésticos.

La intoxicación por plaguicidas es uno de los más frecuentes accidentes que ocurren entre la población infantil, y es el hogar el sitio más peligroso para éste tipo de eventos; de hecho es una causa importante de consulta en los servicios de urgencias, y por desgracia este tipo de accidente ha producido la muerte de muchos niños a nivel mundial.

El espíritu curioso de los niños y el desconocimiento de los peligros a su alrededor hace de ellos una población de alto riesgo para una intoxicación, en especial si se trata de menores por debajo de los 6 años de edad. Los principales tipos de plaguicidas son: Insecticidas, herbicidas, rodenticidas y fumigantes; todos ellos altamente tóxicos.

En la práctica, los que más se usan, por lo menos en el hogar, son los insecticidas en spray y los rodenticidas maclados con alimentos; usualmente la gente acostumbra dejarlos en el suelo en diferentes partes de la casa. Las vías de entrada para una intoxicación pueden ser: por inhalación, por contacto con la piel, o la más frecuente y grave de todas, por ingestión.

Pero ¿cuáles son los principales hechos que te pueden hacer sospechar una intoxicación por plaguicidas? Lo primero es encontrar al menor con algún tipo de elemento de esta clase en la mano; el solo hecho de vivir una situación así es motivo suficiente para sospechar que tu hijo pudo haber ingerido un plaguicida.

Otra situación que genera sospecha es ver que el plaguicida fue manipulado o movido de su sitio sin que algún adulto responda por este hecho. Finalmente, si encuentras al niño con un plaguicida en la boca, o lo hallas haciendo muecas o vomitando al lado de una sustancia de esta clase, también te puede hacerte pensar que alguna intoxicación se pudo presentar.

¿Cuáles son los principales síntomas te harían sospechar que tu hijo está intoxicado con un plaguicida? Aunque dependiendo del tóxico los síntomas pueden variar los principales síntomas son:

  • En el sistema ocular; visión borrosa, lagrimeo o pérdida de la visión
  • En sistema respiratorio: tos de aparición súbita, dificultad para respirar y producción de secreciones y de saliva (sialorrea)
  • En el sistema cardiovascular: aumento de la frecuencia del corazón (taquicardia) o trastornos del ritmo (bradicardia o taquicardia)
  • En el sistema digestivo: vómito diarrea, y dolor abdominal.
  • En el sistema urinario: pérdida del control para orinar (incontinencia urinaria)
  • En el sistema neurológico: calambres, dolores musculares, temblores, convulsiones, pérdida de la conciencia, y en casos graves la muerte.

Como si fuera poco, puede haber alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre y en otros elementos vitales como el sodio, y el potasio; cómo ves la situación no es nada fácil para un niño intoxicado por plaguicidas.

Por todo lo anterior quiero que a partir de hoy tengas presentes las 5 claves para evitar accidentes en tu hijo con plaguicidas.

1. Los plaguicidas son considerados como elementos altamente tóxicos y por lo tanto deben ser manipulados por un adulto responsable.

2. Por la razón anterior un plaguicida no puede estar nunca al alcance de ningún niño.

3. Cuando uses un plaguicida asegúrate de seguir las instrucciones que el producto trae en la caja, y nunca lo manipules delante de tu hijo.

4. Cuando hagas una fumigación masiva en tu casa aleja a tosa las personas del hogar por el tiempo recomendado por los profesionales que contrataste para dicho trabajo.

5. Evita dejar venenos para ratas en sitios donde tu hijo los pueda ver y alcanzar.

¿Y qué hacer en caso de tener la sospecha de que un accidente así pudo ocurrir con tu hijo?

1. Ante todo conservar la calma; si sospechas que la intoxicación fue por inhalación, saca de inmediato al niño a un sitio al aire libre; una simple medida como esta puede ser suficiente.

2. Si sospechas que hubo contacto importante con la piel, baña tu hijo de inmediato con abundante agua.

3. Si sospechas que el niño tomo un veneno de este tipo, toma el veneno, carga tu niño y dirígete de inmediato a al centro de atención de urgencias más cercano; es un error quedarse en casa porque hay dudas y esperar que se presenten los primeros síntomas, pues cuando estos aparecen es porque ya tu hijo se ha intoxicado.

4. Si bien son ciertas algunas medidas caseras podrían ayudar, es preferible no perder el tiempo y salir cuanto antes a buscar ayuda profesional.

5. Para las personas que viven en zonas rurales o distantes de centros hospitalarios en muy importante contar con los teléfonos de los servicios de Emergencias, Cruz Roja, Defensa Civil, y en especial la Línea de Atención de Toxicología; todo país tiene una, averigua por la tuya y mantén todos estos teléfonos al alcance de la mano.

Un plaguicida es una sustancia letal; así que toma las medidas del caso AHORA MISMO para que evites accidentes en tu hijo de esta naturaleza.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Oscar Guzmán. Pediatra

Imprimir Imprimir

Comentarios