Prevenir Accidentes – Intoxicación por licor

Prevenir Accidentes - Intoxicación por licor

Prevenir Accidentes – Intoxicación por licor

Intoxicación por Licor. Oscar Guzmán. Pediatra colombiano.

Este es uno de los casos que tuve la oportunidad de atender personalmente cuando me encontraba realizando mi segundo año de residencia en Pediatría; es tal vez uno de los casos más tristes que me ha tocado presenciar.

Se trata de un niño de 10 años de edad, quien se encuentra en medio de una gran fiesta; su hermana mayor está cumpliendo 15 años y la celebración está a la altura de las circunstancias. Los padres son de un nivel socioeconómico alto, y no se han ahorrado en gastos para lograr que la celebración sea grandiosa, así que alquilaron uno de los clubes más elegantes en las afueras de la ciudad.

Después de cumplir con todos los protocolos de rigor los meseros empiezan a servir diferentes tipos de licor en las mesas y los invitados empiezan a consumirlo; la reunión se va animando y también el niño quien curioso, empieza a probar inicialmente en pequeñas cantidades los restos de vino que han quedado en las copas con las que se hizo el brindis; la madre lo advierte y de inmediato retira las copas de la mesa pero su padre no cree que esta situación sea importante y permite que el niño pruebe otro tipo de licor en pequeñas cantidades pues “es bueno que como machito desde pequeño se acostumbre al licor”.

Pasan cerca de 3 horas y nadie ha vuelto a ver el menor; la madre inquieta empieza a buscarlo y después de unos minutos lo encuentra afuera del salón principal; el chico está tirado en el suelo, ha vomitado y presenta una convulsión (como un ataque) moviendo todo su cuerpo sin parar; el episodio no cede y la familia decide montarlo de inmediato en su auto para llevarlo al centro hospitalario más cercano.

El viaje dura cerca de 10 minutos hasta encontrar la asistencia adecuada y el niño no deja de convulsionar; finalmente es valorado por los Médicos del servicio de urgencias quienes inician el manejo del caso, consiguiendo controlar por el momento la convulsión después de muchos esfuerzos. Ahora el niño ingresa a una unidad de cuidados intensivos (UCI), pues su condición es crítica ya que por el licor, el niño ha hecho una intoxicación alcohólica y una hipoglucemia (disminución del nivel de azúcar en la sangre) motivo por el cual terminó en un estatus convulsivo (convulsiones que no paran) y ésta entidad es una situación clínica grave.

Pasan cerca de 3 días y el niño aun se encuentra grave, presentando convulsiones de difícil manejo; después de ese tiempo empieza a haber alguna mejoría lo que facilita el traslado del menor a una sala de cuidados intermedios, pero las noticias de los Médicos no son alentadoras pues ellos consideran que el chico ha quedado con daño cerebral importante que posiblemente afectará su desarrollo cerebral y consecuentemente su calidad de vida.

Finalmente yo terminé mi especialización y no volví a saber más del niño pero te puedo asegurar que la mayoría de las secuelas neurológicas son irreversibles en éste tipo de situaciones y su calidad de vida será muy mala.

¿Insólito caso?

Para nada; éste caso ha ocurrido muchas veces en todo el mundo; el licor es un elemento al cual nunca debe tener acceso un menor; es más, es considerado por nosotros los Médicos como un toxico que ha sido la causa de múltiples accidentes, graves enfermedades a largo plazo como la cirrosis hepática y serios problemas sociales como resultado del alcoholismo; por lo tanto, a la luz de la medicina, nunca se debería consumir ningún tipo de licor por parte de adultos o niños. Aun en medio de nuestra cultura latina existen todavía antiguos conceptos machistas que ven como “adecuadas” algunas conductas cuando las practican los niños, pero no así las niñas como, si el peligro tuviera distinción de sexos; parece que ésta condición fue la que por desgracia inclinó al padre a permitir que su hijo “varón” consumiera licor, así fuera en pequeñas cantidades, desconociendo que las consecuencias podrían ser catastróficas como de hecho ocurrió.

El error es muy grave pues no solo permiten que el niño pruebe el licor sino que dejan que el hecho se repita y como si fuera poco, pierden de vista al menor hasta que lo encuentran en condiciones críticas; de allí en adelante todo iría mal.

¿Pero realmente que es una intoxicación?

Se dice que todo objeto extraño al cuerpo que no sea un alimento es un toxico en potencia; existen 4 vías para intoxicarse: dermatológica (piel), respiratoria, circulatoria, y las más frecuente de todas, la digestiva. La intoxicación por licor en niños es un grave problema que va en aumento entre la población mundial; el hecho de que sea un elemento socialmente aceptado hace que el control sobre ésta situación se haga más difícil.

Las edades de mayor frecuencia de intoxicación por licor son: menores de 4 años por consumo accidental y de 10 a 14 años por consumo voluntario casi siempre clandestino; de allí en adelante si no se toman las medidas del caso, los riesgos de alcoholismo se disparan entre los adolescentes.

Uno de los grandes factores de riesgo hace referencia al uso habitual de bebidas alcohólicas por parte de los padres; el ejemplo de sus mayores es un factor que los niños siempre tienen en cuenta a la hora de actuar. Un estudio Español muestra que el alcohol ha sido probado en varias ocasiones por el 50% de los chicos mayores de 14 años, y de éste grupo cerca del 14 % lo consume diariamente.

Usualmente inician con la cerveza, y después pasan a usar licores más fuertes como el aguardiente, el ron, el vodka. etc. Los síntomas de la intoxicación inicialmente son euforia, y desinhibición; conforme el consumo persiste dicha sintomatología se incrementa; en etapas posteriores se presenta deterioro del juicio y de la coordinación para hablar, pérdida del equilibrio, visión borrosa y en etapas finales puede haber perdida del conocimiento, convulsiones, coma e incluso la muerte.

Es importante advertir que la población infantil es particularmente susceptible a un tóxico como el licor pues su capacidad para dosificar el consumo y para eliminar el exceso de alcohol por parte del hígado es más limitada en ellos.

¿Existe algo que podamos hacer?

Hay mucho por hacer con respecto al consumo de licor por parte de los niños. El caso del alcoholismo será un tema para tratar en una próxima oportunidad; el consumo de alcohol en menores como hecho accidental es el tema al cual quería hacer referencia hoy y para tal efecto podemos hacer algunas recomendaciones: Todo tipo de licor es considerado un elemento toxico para niños y como tal ofrece un riesgo potencial para la salud.

No existe aún una conciencia clara entre la comunidad sobre los peligros que el alcohol representa en la población infantil. Como sustancia peligrosa que es, todo licor debe ser guardado bajo llave lejos del alcance de los menores. No es recomendable consumir licor delante de los niños para evitar que éste mal ejemplo se convierta en una invitación a su uso. Ningún sitio que ofrezca licor al público debe venderlo a un menor, bajo ninguna circunstancia.

Es necesario incrementar y promover campañas de prevención para evitar que éste tipo de graves accidentes se sigan presentando.

Oscar Guzmán Pediatra.

Director de: http://preveniraccidentes.wordpress.com

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Visítanos para conocer más sobre estos temas.

Imprimir Imprimir

Comentarios