Tus preguntas

enamorados

Apaga la luz, pequeña amante desvergonzada
Charlemos, como tú me pides, ahora que reina la calma
Quizás pueda saciar tu sed de preguntas
Que por tus veinte soles, no tienes muy claras.
Me preguntas, ¿cuál es la belleza? Y yo te digo… ¿cuál?
Hay dos o mas , la de el cuerpo y la del alma
Una se pone mustia , magra , es la de la carne y no sana
La otra es eterna, dulce y calma, resiste el tiempo
Siempre es joven y es la del alma
Y con tu belleza esa que veo en la cama ,
Te das vuelta pausada, lenta y me preguntas azorada
Y ¿que es la ira…mi ángel? Como tú me llamas
A mi entender, la ira es como el agua
Cuando esta en su cause, calma la sed, tranquila y mansa
A ser torrente que todo lo invade y todo lo arrasa
Hay solo un segundo que hace la diferencia , entre la ira y la calma
En su justa medida , es un elixir que la sed calma
Pero fuera de si, es veneno que todo contagia
No la tengas en cuenta , si fuera persona seria muy mala
Satisfecha y calmada tu sed de preguntas
Doblas prolija en tu lugar las sábanas
Y surges de nuevo , curiosa , el saber de cosas para ti vedadas
¿Y qué es el amor? Me preguntas con tus manitas cruzadas
Responde mi sabiduría de vidas pasadas
El amor es el ave Fénix que renace cada mañana
Quizás con otros ojos , otra cara , dicen que hay muchos amores.
Es mentira, hay uno solo no busques mas nada
Somos nosotros los que fracasamos, el amor nunca fracasa.
A veces llora, sufre y hasta se arrastra.
Ora es lago calmo, ora tempestad y muere montañas.
Y cuando grito mi amor por ti , feliz , Dios ríe a carcajadas
Ese es mi amor por ti, alegre como una campana.
¿ Qué cuánto durará , un día , un mes , una semana ?
¡Qué importa ahora que está entre sabanas!
Que tu boca roja fue mía toda la mañana
Aunque ahora no sepa estar callada,
no importa que ahora te duermas , como una ninfa cansada
Si ahora eres mía , sin ser tu dueño , ni que seas mi esclava.
Ahora que te tengo no importa nada más.
Solo quiero mantener a besos, tu boca en calma
Urgido anidar en tu pecho.
Entonces con todo ello… ¡Qué importa mañana!

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Poesía sugerida para adultos

Imprimir Imprimir

Comentarios