Plantada

flor y colibrí

En esa habitación tan desnuda estaba ella.
Sin la cama, sin la silla. En el piso, en las paredes.
Grandes sombras indiscretas con la vela.

La ventana muy alta solo viendo con el cristal opaca sus alas como ramas secas.
Impacientes a veces no siempre escondía la noche hasta la mañana. Ahora mariposa, mañana palomilla. Menos el gris que cambiaba seguido por el azul verdoso brutalmente ligero en el techo manchado…

Recuerdo al ruido estremecerse frío, desgranándose atrevido del silencio.
En el patio el árbol esperaba quieto su vuelo en las hojas el aire helado inmóvil desea el agua la raíz del cielo.
Del momento que desata los siguientes sueños de otros sueños en fragmentos
¡ Que duermen en el fondo durmiendo !

Al despertarse flor no era un insecto, ni árbol, ni nada que no estuviera bajo sus dulces pies, que nadie le veía todos le decían
¡ Flor, Flor !… Ese era su nombre desde que el colibrí huyó y la dejó.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios