Me gusta

MAR Y GAviotas

El crepitar de la lluvia,
el silbido del viento,
llevándome a un
mundo de magia y lamento.

Me gusta el inmenso mar
la brisa y sus olas
que meciéndose en su lecho
arrancan cánticos de mi pecho.

Volando como las gaviotas
cada una con su trino indómito
cada una con un cantar distinto.

¡Cómo me siguen las gaviotas!
queriendo desabrochar mi mente
sacando, quizás, lo que no conozco
de mi esencia indómita
de mi sangre ardiente.

La majestuosidad de este infinito
me lleva la mirada
a las profundidades
es mi refugio, mi secreto y mi continente.

Refugio que arranca con todo
cubriéndose de un manto de seda
traspasando quizás algún laberinto
para tomarme la vida en serio.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Poesía sugerida para jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios