Tomás aprende a leer

Tomás aprende a leer. Jo Ellen Bogart. Cuentos para pensar. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer Tomás sabía construir una valla de troncos y sabía hacer una tortilla, pero no sabía leer. Tomás sabía hacer una mesa de un árbol y sabía hacer un dulce jarabe de su savia, pero no sabía leer. Tomás […]

Resulta interesante también:

adoptar-una-mascota
¿Dónde puedo adoptar una mascota? Consejos
Por un Mundo de Paz y Educación – Reflexión

Tomás aprende a leer. Jo Ellen Bogart. Cuentos para pensar. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer

Tomás sabía construir una valla de troncos y sabía hacer una tortilla, pero no sabía leer.

Tomás sabía hacer una mesa de un árbol y sabía hacer un dulce jarabe de su savia, pero no sabía leer. Tomás sabía cómo cuidar los tomates, los pepinos y las mazorcas de maíz para que crecieran hermosos, pero no sabía leer.

Conocía las huellas de los animales y las señales de las estaciones, pero no conocía las letras y las palabras.

—Quiero aprender a leer —le dijo a su hermano José.

—Eres un hombre mayor, Tomás —le respondió José—. Tienes hijos y nietos y sabes hacer casi de todo.

—Pero no sé leer —insistió Tomás.

—Bueno —dijo José—. Pues aprende.

—Quiero aprender a leer –le dijo Tomás a Julia, su mujer.

—Eres maravilloso tal como eres —contestó Julia mientras le acariciaba la barba.

—Pero puedo ser aún mejor —replicó él.

—Pues aprende —le dijo su mujer, sonriéndole por encima de su labor de punto—. Así podrás leerme a mí.

—Quiero aprender a leer —le dijo Tomás a su viejo perro pastor.

El perro lo miró, y luego se echó en la alfombra, a los pies de Tomás. Tomás pensaba: «¿Cómo puedo aprender a leer? Mi hermano no puede enseñarme. Mi mujer no puede enseñarme. Este viejo perro no puede enseñarme. ¿Cómo aprenderé?» Tomás estuvo pensándolo un buen rato y al final sonrió.

A la mañana siguiente, Tomás se levantó al salir el sol e hizo el trabajo de la granja. Luego se lavó la cara y las manos, se peinó el pelo y la barba, y se puso su camisa preferida. Desayunó unas tostadas y se preparó un bocadillo para llevárselo. Después se despidió de Julia con un beso y salió de casa.

Encontró a un grupo de niños y niñas que también iban por el camino sombreado por los árboles. Cuando los niños entraron en la escuela, Tomás también entró. La señora García sonrió al verlo.

—Quiero aprender a leer —le dijo. Ella le indicó un asiento libre y Tomás se sentó.

—Niños y niñas —dijo la maestra—, hoy tenemos un nuevo alumno.

Tomás empezó por aprender las letras y sus sonidos. Algunos niños le ayudaron. En el recreo, se sentó debajo de un árbol y enseñó a unos niños y niñas a imitar el canto del carbonero y el graznido de la oca, y les contó historias. Pronto Tomás fue aprendiendo palabras. Todos los días copiaba los ejercicios en su cuaderno con esmero.

A Tomás le gustaba mucho que la maestra o los niños mayores leyeran en voz alta en clase. A veces dibujaba mientras escuchaba. Tomas estaba aprendiendo, pero también estaba enseñando. Enseñó a los niños a hacer tallas de madera con la navaja. Y a la maestra le enseñó a hacer mermelada de manzana y a silbar con los dientes.

Al cabo de un tiempo, Tomás ya iba juntando palabras y escribiendo sus propias historias. Escribió sobre cómo se salvó una pequeña ardilla. Escribió sobre el baño en el río. Escribió sobre el día en que conoció a su mujer. Julia miraba cómo Tomás hacía sus ejercicios en la mesa después de cenar.

—¿Cuándo vas a leerme algo? —le preguntó.

—Cuando llegue el momento —le contestó.

Un día, Tomás se llevó a casa un libro de poemas de la escuela. Los poemas trataban de árboles y nubes y ríos y ciervos ligeros. Tomás lo escondió debajo de su almohada. Aquella noche, cuando Julia y él se fueron a la cama, sacó el libro.

—Escucha —le dijo. Leyó un poema sobre suaves pétalos y dulce perfume de rosas. Leyó un poema sobre olas que rompían en la orilla del mar. Leyó un poema de amor.

Julia miró a su marido a los ojos.

—¡Oh, Tomás! —dijo

— Quiero aprender a leer.

—Mañana, después del desayuno, cariño —le respondió sonriendo.

Y apagó la luz.

Fin

Tomás aprende a leer Barcelona, editorial Juventud, 1998


Tomás aprende a leer

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
el raton desagradecido
El ratón desagradecido

El ratón desagradecido. Marisa Alonso Santamaría, escritora española. Poema perteneciente a la serie “Con poemas infantiles aprenden los pequeñines”. Poemas...

Cerrar