Paseo por un día maravilloso

Paseo por un día maravilloso. Cuentos largos para niños y grandes. Historias. Este día de otoño ya apareció! En sol frío ilumina a un cielo azulísimo y desde mi ventanal observo las calles y los árboles. Las calles son grises y los árboles estan teñidos de otoño. Parece el dibujo de un niño.   La vida […]

Resulta interesante también:

El viejo Joaquín
La diosa Freya y la crisis de la levadura

Paseo por un día maravilloso. Cuentos largos para niños y grandes. Historias.

Este día de otoño ya apareció!

En sol frío ilumina a un cielo azulísimo y desde mi ventanal observo
las calles y los árboles. Las calles son grises y los árboles estan
teñidos de otoño. Parece el dibujo de un niño.
 
La vida es tan simple.
 
Pasan madres con infantes multicolores y ejecutivos con maletines
de cuero de cocodrilo. Estudiantes que en realidad jamás estudian
y viejos tomados de las manos de sus viejas.
 
En mi ventanal crecen hermosos y enérgicos los cardenales rojos
y los pequeños paltos. Y las figuritas de greda peruanas, mexicanas,
chilenas, danesas y griegas danzan delicadamente entre ellas.
 
Jakeline despierta y luego de vestirnos y abrigarnos bien, salimos a
pasear por este dia maravilloso.
 
Nos sentimos felices.
 
Ir al Reales Correos Daneses con ella es una delicia. Y el Real Banco
Danés, mucho mejor. Uno tiene dos posibilidades: o llorar de frustración
o reir a carcajadas. Nosotros elegimos la última.
 
Las larguísimas filas de gente, impacientes y malhumoradas, nos hacen
sonreir. A la cajera poco simpatica y agresiva le damos un buenos días!
amable y cortés.
 
Visitamos la estación de trenes de Valby. Hay locomotoras ya rendidas y
oxidadas descansando sus vejeces cuan enormes insectos metálicos a los
lados de las líneas férreas. Y trenes jóvenes y magníficos haciendo piruetas
para atraer la atención de los pasajeros semi dormidos de tanto esperar.
Y hay máquinas a punto de jubilar, tomándose las cosas con calma llegando
lentas pero puntualmente a la estacíon.
 
Jakeline se despide con un beso porque tiene que irse al trabajo y yo sigo
caminando contento hacia la capital del reino, Copenhague. Y aquí está,
como siempre, con su arcaica Real Casa de la Municipalidad y  el Strøget,
el célebre paseo peatonal.
 
Ahora me siento aún mas felíz caminando por este hermoso lugar. Llego al
Puerto Nuevo, que es un monumento de barcos intenacionales y locales y
viejísimos edificios a la Hans Christian Andersen, pintados todos de celestes,
azúles, naranjos y rosados, todos con sus ventanitas blancas y simétricas
y sus maceteros con flores surtidas.
Y más allá, el mar que conduce al resto de Escandinavia y al planeta entero.
 
De pronto me doy cuenta que me he alejado demasiado de Valby. Tomo
un Taxi.
 
El taxita es paquistano y habla como tal. O sea enrrollando la lengua cada
vez que pronuncia una erre. Habla mal danés y perfecto inglés. Es parlanchín
y yo lo dejo monologar calzandó mis “ahá”, mis “claro” y mis “no me diga”
con perfecta precisión.
 
Ya estoy en La Plaza de Valby nuevamente y me siento en un banco a tomar aliento.
 Es mediodía y La Calle Larga  se ha inundado de transeúntes. Yo disfruto
de esta maraña de seres humanos y perros. Me dan ganas de cantar y tarareo “Good
morning, good morning good morning ah!” de Los Beatles.
 
Los milagreros de siempre sorprenden a los paseantes con sus impresionantes
artes surealistas: Henrik, el vikingo que ya ha vivido mil años, arrugadito como una pasa,
hace malabares con su espléndida espada de hierro, sacándole chispas a las nubes
y regalando trozos de arcoírises a los niños boquiabiertos. Las multillizas de las Islas
Faro, Sussane, Sussana, Roxane, Roxana, Marianne, Marianna, Sabianne y Sabianna
levitan sobre las copas de los árboles de la plaza cantando el Himno a la Alegría de
Beethoven. Fátima, Amira, Adeba y todas las otras niñitas somalíes también cantan
y bailan rondas infantiles haciendo aparecer peces de colores del aire. Y El Chato
Vázquez, célebre milagrero chileno de Magallanes, reparte puñados de monedas de oro
puro a la concurrencia causando caos en la situación financiera del Reino de Dinamarca.
 
A mi lado se ha sentado una hermosa mujer. Yo la observo impertinentemente y ella
me dice riéndo “Sí, es un día maravilloso, no?”.
 
Me dice que su nombre es Marlene. Me cuenta su vida en dos minutos y me
pregunta ocasionalmente quién soy yo, de donde vengo y a donde voy…
Ella se pone de pié y me tiende un mano “vamos a tomar un café?”.
 
Es sueca y vive en la ciudad de Malmø, a media hora de Valby. Es cirujana
y trabaja en el Hospital del Reino. Le gusta venir a Valby a vitrinear, conocer
gente y ver los milagros. Habla danés con un delicioso acento sueco y es como escuchar a Liv
Ullman en algún film de Ingmar Bergman.
 
Esta Marlene es un milagro que no quisiera perder. Se lo digo y me da un beso
en la frente y su número de teléfono. Ella me cuenta acerca de su esposo Svend y
ya en casa se lo cuento a Jakeline y ella me da un beso en la boca.
 
Comienza a oscurecer lentamente con una luz color naranja. Cenamos congrio
con salsa de perejil y papas asadas. Lavamos la loza en silencio y nos acostamos
en mi sofá quedándonos poco a poco dormidos.
 
Pero antes de dormise, Jakeline me susurra al oido “Todo ser humano tiene,
de por ley, el derecho a disfrutar de un dia maravilloso, a pesar de las guerras,
el caos ecológico, las hambrunas, la falta de dinero, el abuso de poder, las miserias…”
 
 
Al despertar, Jakeline ya no está y un nuevo día de otoño ya apareció. Por
mi ventanal observo el milagro de la vida, la simpleza y la perfección. Como un
banquito vacío rodeado de árboles otoñales esperándome tranquilamente en
La Plaza de Valby.


Paseo por un día maravilloso

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Comentarios

comentarios

casa-en-el-arbol
La pequeña casa de Gastón

Gastón era un niño que soñaba con tener una pequeña casa de madera en el árbol de su patio. Todos...

Cerrar