Mis manos son pequeñas

Mis manos son pequeñas. Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Cuento infantil. Ilustración de Kei Acedera Dicen mamá y papá que antes de que yo llegara a esta tierra, sólo era un sueño, un sueño bonito y brillante, un sueño dulce y apacible que venía a arrullarlos cada noche para hacerlos despertar contentos. Dicen el abuelo y […]

Resulta interesante también:

La mosca chosca y la bombilla más pilla
Dragones dibujados
La pequeña gran historia de estornudo

Mis manos son pequeñas. Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Cuento infantil. Ilustración de Kei Acedera

Dicen mamá y papá que antes de que yo llegara a esta tierra, sólo era un sueño, un sueño bonito y brillante, un sueño dulce y apacible que venía a arrullarlos cada noche para hacerlos despertar contentos.

Dicen el abuelo y la abuela que antes de que yo llegara a esta buena tierra, sólo era luz … luz de estrellas brillando en lo más alto del firmamento, luz de estrellas viajando libre por el universo, luz que cumplía deseos y hacía sonreír a todos aquellos que saben que mirar al cielo es el mejor remedio para soñar despierto.

Dicen el tío y la tía que antes de que yo llegara a esta enorme tierra, era yo un ángel de alitas plateadas y aureola dorada dando piruetas entre las nubes, haciendo sonreír al niño Dios y ayudándole a poner arcoiris sobre los cielos grises de alguna enorme ciudad.

Dicen mi hermano y hermana que antes de que yo llegara a esta bella tierra sólo era un deseo, uno de esos especiales que sólo se pueden pedir en los cumpleaños, dicen que era yo como la flamita de esas velitas, como esas chispitas que no se apagan, que era yo algo que todos pedían, que todos querían, algo con lo que todos soñaban.

Ahora estoy aquí, y no recuerdo haber sido un lindo sueño, ni luz de estrellas o angelito travieso, ni tampoco un deseo … estoy aquí y soy demasiado pequeño para este mundo tan vasto e inmenso … pero luego sonrío… ¡y todos, pero todos sonríen conmigo!

Y me doy cuenta de que puedo iluminar el mundo entero si me río. Sé que mis manos son pequeñas, que hay muchas cosas que aún no son capaces de hacer, pero pueden tomar tu mano, acariciar tu rostro y revolver tu cabellera … sé que mis manos pequeñas pueden curar la tristeza.

¡Ahora me doy cuenta! ¡si soy luz de estrellas, soy un sueño que se hace realidad, un deso cumplido y un angelito travieso de manos pequeñas que vino a este mundo para esparcir felicidad!

Fin


Mis manos son pequeñas

EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
logo luchemos 2
Luchemos por la vida en redes sociales

Luchemos por la Vida: ahora en Facebook y Twitter La Asociación Civil Luchemos por la Vida anuncia el lanzamiento de...

Cerrar