Oyakudachi para niños: ¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela!

Oyakudachi para niños: ¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela! Escritora española. Un día de primavera, un ratoncito encontró unas extrañas bolitas negras en un tiesto del jardín. Intrigado por saber qué eran, decidió esperar y pronto vio nacer unos seres blancos muy pequeñitos que se movían muy lentamente.¡Eran unas oruguitas! ¡Y una de ellas era muy simpática! Día […]

Resulta interesante también:

El castillo de arena
Imaginando

Oyakudachi para niños: ¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela! Escritora española.

Un día de primavera, un ratoncito encontró unas extrañas bolitas negras en un tiesto del jardín. Intrigado por saber qué eran, decidió esperar y pronto vio nacer unos seres blancos muy pequeñitos que se movían muy lentamente.¡Eran unas oruguitas! ¡Y una de ellas era muy simpática!
Día tras día, el ratoncito dio de comer a la oruguita para que creciera hasta convertirse en una gran oruga.
Y el ratoncito y la oruga se convirtieron en inseparables. Pasaban muy buenos ratos jugando a cartas. Se divertían mucho jugando al escondite y leyendo juntos grandes historias. Así que su amor fue creciendo y creciendo, haciéndose cada vez más y más grande.
Pero un día, el ratoncito no lograba encontrar a la oruga por ninguna parte. Finalmente, el ratoncito la  encontró en un sitio muy extraño.
Apenas podía verla. No entendía qué estaba pasando, ni por qué la oruga estaba allí.
Pasaron los días y el capullo de seda quedó completamente cerrado.
La oruga se había quedado allí, durmiendo, durmiendo.Y el ratoncito lloró con mucha pena…
El ratoncito se quedó sentado, enfadado, esperando a que la oruga
despertara del sueño. Quería volver a estar con ella. Agotado, triste y cansado de esperar, el ratoncito quedó dormido.
Cuando el ratoncito se despertó, vio  que el capullo de seda se había abierto. Pero al mirar en su interior comprobó, desolado, que la oruga no estaba. Así que se volvió a sentar esperando, por si la oruga volvía.    
Pensó que quizás fue culpa suya. Si  él no se hubiese dormido
ahora estarían juntos.
Entonces, se le acercó una mariposa. El ratoncito se sorprendió mucho 
cuando la bella dama le dijo quien era y le recordó los buenos momentos pasados juntos jugando y leyendo. El ratoncito, se sintió muy feliz de volver a ver a su querida oruga, que ahora era una bellísima mariposa  y le pidió que no se fuera nunca, nunca más.
Pero a medida que pasaban los días, la mariposa perdía su belleza. El ratoncito no sabía por qué. Por fin, el ratoncito comprendió que las mariposas  están hechas para volar. Así que el ratoncito le dijo a su querida mariposa: ¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela!. Y la mariposa alzó el vuelo y con sus majestuosas alas se alejó.
Aquella noche, el ratoncito soñó con la mariposa. Y en su sueño, volvieron a estar juntos, felices como siempre. Y antes de despertar, la bella mariposa le contó un secreto al ratoncito. Le dijo que le había dejado un regalo.
El ratoncito despertó y corrió hacia el tiesto donde una vez encontró aquellas bolitas negras. ¡Y sí, allí  estaba su regalo! ¡La mariposa había puesto sus huevos!
Así que el ratoncito esperó hasta ver nacer a las nuevas oruguitas que le hicieron recordar todos los bellos momentos vividos.
Y el ratoncito entendió el ciclo natural de la vida. Ahora, cuando ve una mariposa, recuerda todos los buenos momentos  vividos con su querida oruga.
Si miramos una mariposa veremos que tiene cuerpo de oruga y dos alas en forma de corazón unidas para siempre. La belleza de las mariposas nos recuerda que el amor es eterno.

 ‘¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela!’ es un cuento de Oyakudachi para niños (www.oyakudachi.eu), un relato sencillo visto desde la experiencia de un ratoncito pequeño, sobre los sentimientos de amor que inundan nuestros corazones durante la vida y se tornan en dolor cuando se produce la separación. Nos muestra las distintas fases de la pena y los sentimientos más comunes durante el proceso de elaboración del duelo hasta llegar a su resolución. El cuento se basa en el concepto de Oyakudachi porque el niño puede sentirse identificado con el ratoncito y comprobar, a lo largo de la historia, que comparte con él sus sentimientos. Y como si se tratara de un grupo de duelo, escuchando su experiencia, sintiéndose identificado, aprende a comprenderse a si mismo y encontrar sus propias claves para superar mejor la triste situación que ahora le envuelve.
‘Vuela Mariposa’ está dedicado a Sara y Alicia, mariposas demasiado tempranas. Volad, mis queridas mariposas, volad por la Montaña Serrada, por las cumbres Nevadas nevadas, Ascendiendo hacia el cielo. Y a ‘su mariposa’ que hoy le hace leer esta historia y compartirla con los niños.

Fin


Oyakudachi para niños: ¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela!

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
paso_sabio
El paso más sabio

El paso más sabio. Escritora Española. Cuentos para reflexionar. Un hombre vivía con un gran dilema en su vida: Un...

Cerrar