Los colores de una vida

Los colores de una vida. Cuentos infantiles para escuchar. Lecturas infantiles. Autores de literatura infantil. -¿Qué haces? -Estoy pintando un dibujo. – Y ¿qué pintas?, si puede saberse, claro, yo solo veo muchos colores muy mezclados, no acierto a adivinar qué puede ser. – Pinto tu cara, no te muevas mucho que pierdo los rasgos. […]

Resulta interesante también:

Momentos mágicos
El tiempo

Los colores de una vida. Cuentos infantiles para escuchar. Lecturas infantiles. Autores de literatura infantil.

-¿Qué haces?
-Estoy pintando un dibujo.
- Y ¿qué pintas?, si puede saberse, claro, yo solo veo muchos colores muy mezclados, no acierto a adivinar qué puede ser.
- Pinto tu cara, no te muevas mucho que pierdo los rasgos.
- ¿¿Mi cara???, ¿¿mi cara son todos esos colores mezclados, tan confusos?? ¿¿rasgos? ¿¿qué rasgos??? ¡ahí solo hay manchas!. Arg, qué insufrible eres niña, es que nunca puedes hacer algo normal, ni siquiera dibujando, encima otra vez dibujándome ¡¡a mi!!, ¡qué pesada! en fin, anda píntame o garabatéame o lo que sea pero que sea rapidito, ¿vale? que no tengo mucho tiempo para bobadas – dijo el niño, mientras miraba distraido hacia otro lado entreteniéndose con uns libros que había encima de una mesa y sin hacer mucho caso a lo que la niña pintaba.

Tras unos minutos más, de repente la niña exclamó:

- ¡Terminé!, ¡ya está!, ¡he terminado! – gritaba la niña toda entusiasmada.
- ¿Terminaste?, ¡qué bien! ¡¡menos mal!, -dijo el niño dejando de leer esos libros, seguro que la manchas esas de colorines que dices forman mi cara te habrán quedado estupendas, já ¿me dejas verlo?
- Humm, no sé, no sé, es que a lo mejor no entiendes porqué lo he terminado de esta manera…
- Pues ¿¿qué has pintado??
- Ya te lo dije, ¡he pintado tu cara!!
- ¿¿Cómo no voy a entender mi cara???, aunque sea a manchas de color digo yo que algo veré, ¿¿no?? anda y déjame verlo.
- Bueno, si tú lo dices.

La niña entonces desdoblando el papel que había protegido con sus manitas, le tendió con cierto recelo su dibujo pintado.

El niño se quedó boquiabierto, en vez de un rostro, o unas manchas de colores difusas que simularan una cara, en vez de una nariz, una boca, unos ojos o unas orejas, aunque fueran mal pintadas, todo el papel estaba pintado por completo de un color azul, ya no había tinta de colores, todo era azul.

- Pero, pero ¿qué es esto?, ¡¡este papel está pintado entero de azul!!
- ¡¡Sí!!, ¿¿te gusta???, ¿¿a que me ha quedado bonito??

- ¿Me estás tomando el pelo???, pero si yo solo veo todo pintado de azul.
- Solo azul, claro, ¿¿es que no ves que es tu cara??? ¿¿no ves que he pintado tu rostro.

- Buf, me estás asustando niña, estás más loca de lo que yo pensaba, aquí solo hay un papel pintado entero de azul – dijo el niño tirándole el papel a los pies a su amiga con desprecio y luego mirándola con ojos penetrantes de enfado, sin decir más, se alejó de allí.
La niña recogió aquella hoja muy apenada y muy muy callada, sujetando aquel papel en sus manitas, su rostro se cubrió de tristeza, se sentó junto a la ventana y bajó la cabeza.

Un hada que daba un paseo cerca de aquella casa se acercó hasta aquella ventana y le dijo a niña:
- ¿por qué estás triste? ¿qué sucede?
La niña explicó:
- Yo solo quería pintar a mi amigüito, pero él se ha enfadado al ver mi dibujo, creo que no le gusta como pinto, buah, snif, snif – lloraba la niña al tiempo que le tendía al hada aquel papel pintado por completo de azul, para que ella valorara su dibujito.

El hada, con gran dulzura, sabiendo que los niños siempre tienen una forma muy especial de expresar su sentir, le dijo a la niña:
- ¿¿me explicas tu dibujo??

La niña levantó un poco la cabeza y viendo que el hada le miraba con ternura, se sintió más confiada y acomodándose más en la ventana, apoyada en la repisa empezó a explicar de esta manera a aquella hada:

- Pues verás, esto que he pintado aquí son la orejas, las he pintado de marrón, porque a veces yo creo que debe de tener los oídos muy sucios, porque no me escucha lo que digo, es como si no me oyera, pasa de mi, ni me hace caso. Y esto de aquí es la nariz, – dijo la niña señalando otra zona de ese papel pintado solo de azul, – la he pintado de rojo, porque a veces tiene mucho constipado y se pone con fiebre muy malito y de tanto tocársela se le queda toda coloradota y está gracioso. Y luego le he puesto esta zona blanca, esta que ves aquí – prosiguió la niña- porque no le gusta que le cuide y me riñe y yo lo paso mal y porque solo protesta y protesta y me dice que me aleje y nada de lo que hago le anima, me quedo en blanco, no sé qué hacer. Y esta que ves aquí es la boca – siguió señalando la niña sin detenerse – la he pintado de verde porque algunas veces dice muchas pero muchas palabrotas y mi mamá dice que las palabrotas son como sapos que salen desde debajo de la lengua, que te ponen la cara fea cuando los demás te ven. Y los sapos son verdes, que yo lo sé. Y estos de aquí, los de aquí arriba, son sus ojos, son tan negros que los he pintado muy muy oscuros para que se diferencien del marrón de las orejas, claro, y también para que destaquen del resto de los colores; sus ojos son importantes por que cuando se enfada me da un poquito de miedo, todo se pone muy oscuro, es que sus ojos son tan oscuros como el silencio y por eso los he pintado así, – terminó la niña gratamente complacida por la explicación que estaba dando al hada.

El hada, entonces, con la voz muy templada, le preguntó a la niña:
- y dime, ¿¿porqué después de pintar con tanto color la cara de ese niño, en este papel todo se ve azul???

La niña, con mucha naturalidad miró su dibujo nuevamente y y le contestó al hada:
- Ah, bueno, es normal que lo haya finalizado así; es que verás, cuando me doy cuenta de que no me escucha, o cuando no quiere que le cuide, o cuando dice muchas palabrotas o me mira con ojos muy oscuros y enfadados, pues me pongo tan triste, tan triste, que solo me apetece llorar. Y como tengo los ojos azules y mi mamá dice que las lágrimas son del color de una mirada, pues al final he tenido que pintarlo todo azul, porque en esos momentos es que lloro mucho. Por eso está todo de azul; yo he dibujado su cara. pero la he dibujado tal como yo la veo cuando me hace sentir mal.
El niño, que se había quedado detrás de la puerta de la habitación un poco enfadado pero invadido por la curiosidad, al escuchar que su amiga estaba hablando con alguien, se sintió muy mal por lo que le escuchó y saliendo de su escondite sin pensarlo dos veces le dijo a su amiga, de manera espontánea:- jóo, lo siento, a partir de ahora te escucharé más, te dejaré que me atiendas cuando estoy enfermo, no diré tantas palabrotas y procuraré no enfadarme, ¿vale?

La niña con los ojitos brillantes por la emoción que le provocaba lo que su amigo le decía le contestó a su vez:
- ¡¡qué bien!, ¡¡qué bien!! ¡gracias!,- y luego añadió – también de forma inocente – y yo te prometo no ponerme tan pesada con esto de pintarte muchas veces, pintaré otras cosas, los árboles, los pájaros, las nubes, haré otros dibujos y así ya no te daré tanto la lata ¿vale?

- ¡Vale!
- ¡Vale!- dijeron ambos niños casi a un tiempo estrechando sus manos en señal de concordia.Mientras el hada ya se marchaba, contenta por haber visto aquella escena de afecto tan bonita entre dos personitas, escuchó a lo lejos que aquel niño le decía a su amiga:
- ¡¡oye peque, ¡¡ven!! ¡¡mira!! ¡¡ahora el dibu está mucho más bonito!!, estaba tapando con el amarillo de mi sonrisa tu azul de las lágrimas y de repente, no sé qué ha pasado pero se ha quedado todo…

¡verde!!!

Es verde esperanza, les explicó el hada mientras abría sus alas y se marchaba volando.

********************************

¡Qué bonito es mezclar colores para poner más bonito el mundo!

Los colores de una vida
Autora: Cristina Mena
http://cristinamena.blogspot.com/
Diseños fractales. Imágenes para regalar.


Los colores de una vida

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Testimonio de Justina Cabral

Justina Cabral - "Encuentos.com me ayudó en mis comienzos a dar a conocer mis obras literarias. Conocí mucha gente e hice muchos colegas amigos con los que hoy por hoy compartimos distintos proyectos literarios..." Ver Más

Carlos Cebrián González

Carlos Cebrián González - "Me siento muy orgulloso de aportar mi pequeño granito de arena literario a esta gran obra en pro de la cultura infantil internacional, como es Encuentos.com, con la que me honro colaborar..." Ver Más

Lourdes Torres Velasco

Lourdes Torres Velasco - "Escribir en Encuentos es una experiencia mágica que despierta la ilusión y alimenta la creatividad. Un mundo de fantasía que te transporta a vivir cientos de aventuras..." Ver Más

Rocío Cumplido

Rocío Cumplido - "Conocí EnCuentos.com a través de Elizabeth Segoviano, una buenísima escritora mexicana. Gracias a esta plataforma mis cuentos son leídos por personas de todo el mundo..." Ver Más

Artículos similares a: Los colores de una vida

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
remando
El hermoso remero

El hermoso remero. Cuentos infantiles para escuchar. Lecturas infantiles. Autores de literatura infantil. Había una vez, un hermoso remero, el...

Cerrar