El regalo



El regalo. Escritores de cuentos infantiles de Buenos Aires, Argentina. Cuentos de Navidad.

 

El regalo

Cierta vez, cuando llegaron los días próximos a la fiesta de Navidad. Patricia y Federico, que eran dos hermanos pertenecientes a la familia que habitaba la casa lindera con el terreno del taller del ferrocarril, se ponían cada vez más ansiosos.

Ya desde un par de semanas antes, se pasaban todo el tiempo pensando en los regalos que iban a recibir y en el momento en que abrirían los paquetes.

Sus padres les habían enseñado que no era necesario escribir cartitas pidiendo algún regalo en particular, porque había que ser agradecido con cualquier cosa que recibieran; por lo tanto, ellos ni comentaban aquello que les hubiera gustado que les regalaran.

Los dos hermanos compartían la misma habitación, y, una noche, Patricia se despertó asustada por un ruido que la sobresaltó. Se quedó quietita en la cama y le pareció escuchar un murmullo. Comenzó a prestar especial atención y, cuando sus ojos pudieron percibir algo en medio de la oscuridad, vio a su hermano que se había arrodillado junto a la cama y repetía sin parar la misma oración:

–Por favor, niño Dios, traeme el libro de cuentos de los hermanos Grimm, por favor, niño Dios, traeme el libro de cuentos de los hermanos Green, por favor, niño Dios, traeme el libro de cuentos de…

Los chicos habían visto ese libro en la casa de la abuela y les había gustado mucho. Su mamá les contó que su hermano, cuando era como ellos, se pasaba horas leyéndolo e imaginando que era un príncipe valiente que luchaba contra dragones y brujas, y Federico se había quedado impresionado. Además, para él, su tío era un ídolo.

Patricia permaneció bien quietita, para que su hermano no se diera cuenta de que lo había escuchado, y se unió a su oración en silencio.

En esta familia, tenían la costumbre de abrir los regalos el 25 de diciembre por la mañana, aunque ya los dejaban junto al arbolito desde el 24 por la noche.

Ese 25 de diciembre, todos se levantaron por el grito que dio Federico.

–¿Qué pasa?– preguntó el papá asustado, pensando que había ocurrido algo malo.

–¡Dios me escuchó!– decía Federico una y otra vez–. Recibí el libro que deseaba. Yo lo pedí en mis oraciones, a la noche, arrodillado junto a mi cama, y se ve que me escuchó. ¡Dios me escuchó!

–¿Ese era tu regalo? ¿Seguro?– le preguntó la mamá.

–Sí, mamá, ¿no ves que tiene mi nombre?– dijo Federico, mientras le mostraba el cartelito pegado en el papel que envolvía al libro.

–¿Y vos que recibiste?– le preguntó a Patricia.

–Una pelota de voley. ¡Qué linda que es!

–¿De voley? Parece de fútbol– dijo el abuelo que vivía con ellos.

–¡No, abuelo! Es de voley– repitió Patricia.

La mamá se acercó a ella y le dio un fuerte abrazo.

–Mamá, ¿no vas a abrir tu regalo?

–No lo necesito, ya recibí el mejor regalo que podía desear…

Fin

Hecho el depósito de ley 11.723. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial.

Hacemos tu vida más fácil, hablamos de lo que importa. Red Estrategia.


Temas Relacionados

  • La triste navidad de Florcita

    La triste navidad de Florcita. Mar Adentro, escritora. Cuentos de Navidad. Cada año que se acerca la navidad, me viene a la memoria el...

  • El calcetín mágico de Navidad

    El calcetín mágico de Navidad. Marielena Rondinel, escritora peruana. Cuentos de Navidad. Sandra era una niña tierna de 5 años a quien le...

  • Corina y el budín de mandarina

    Corina y el budín de mandarina. Escritora de cuentos infantiles de Argentina. Cuentos de brujas.   La aldea Hechizada era un pueblo...


Artículos similares a: El regalo
Publique sus cuentos en EnCuentos.com

¿te gusta 'El regalo'?





Términos Relacionados


, , , , , , , , , , , , , , , .

Cuentos Infantiles. Recursos educativos. La salud de los niños.

Imprimir Imprimir


espacio de publicidad
Conducta Vial