Propuesta de la Asociación Argentina para la Infancia: De Sudáfrica para el mundo

Propuesta de la Asociación Argentina para la Infancia: De Sudáfrica para el mundo

En estos días, en que todos celebramos y compartimos el Mundial de Fútbol, padres y maestros, tenemos la gran oportunidad de enmarcar la participación de los chicos y los adolescentes en un contexto enriquecedor y formador de un espíritu crítico.

Su realización en Sudáfrica, es una excelente oportunidad para ir más allá de lo deportivo y conocer en detalle, la filosofía de vida ancestral que allí se practica: el ubuntu.

A partir de ella, esta nación sometida a la terrible práctica del “apartheid” y conducida a la libertad por Nelson Mandela, encontró el camino para iniciar una época de perdón y reconciliación, fundamentada en la verdad.

Una gran experiencia humana que demuestra que la reconciliación es posible, que los conflictos pueden resolverse positiva y pacíficamente, y en la que también el deporte jugó una carta asombrosa, como camino para la construcción de la paz.

El deporte como instrumento de la Paz

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas. Tiene más capacidad que los gobiernos para derribar fronteras raciales”. Son palabras de Nelson Mandela a John Carlin (autor del libro “El Factor Humano”, en el que se basó la película “Invictus”) en una entrevista.

Nelson Mandela reconoció entonces, que la primera vez que se había hecho una idea del poder político del deporte, había sido en esa cárcel donde pasó 27 años de su vida. Y le confesó que “había utilizado la Copa del Mundo de rugby de 1995 como instrumento en el gran objetivo estratégico que se había propuesto para sus cinco años como primer presidente elegido democráticamente de Sudáfrica: reconciliar a los blancos y los negros y crear las condiciones para una paz duradera en un país que, sólo cinco años antes, cuando él salió de prisión, contenía todos los elementos para una guerra civil.

Lo que muy pocos pensaban que se concretaría, cuando en aquel 15 de mayo de 2004 el más austral de los países africanos fue elegido para organizar la primera Copa del Mundo en su continente, hoy ya es una realidad.

Atrás quedaron las intrigas político deportivas que llevaron a la designación. Por delante, la realidad. Al menos una parte de ella. Porque el deporte es nada más, y nada menos, que un parte de la realidad.

El poder político ha usado el deporte, en general, con fines maléficos. Mandela fue la excepción. El resultado de lo que logró con el rugby está a la vista y el propio Carlin lo ha definido más de una vez: “Lo importante es que hoy los negros y los blancos se tratan en el día a día en la calle con un respeto y una cordialidad inimaginables hace veinte años. No se odian y no están matando. Y cuando Sudáfrica ganó de nuevo en 2007 el Mundial de rugby todos salieron a la calle a celebrarlo de nuevo”.

El resultado de lo que se logrará con el fútbol está por verse. Y por eso, por ahora sólo se oyen o se leen frases genéricas, intenciones de respuesta a aquella pregunta inicial, con la lucha contra los prejuicios como lugar común: “Queremos que el mundo nos vea como somos, un pueblo de paz”, dicen de ese lugar en el que viven y en el que, por un mes, además, los mejores del mundo jugarán al fútbol.

¿Qué es “Ubuntu”?

Ubuntu es una regla ética o ideología sudafricana enfocada en la lealtad de las personas y las relaciones entre éstas. La palabra proviene de las lenguas zulú y xhosa y es visto como un concepto africano tradicional.

Respecto de su significado hay varias traducciones posibles del término al español. Las más comunes son:

“Humanidad hacia otros”

“Soy porque nosotros somos”

“Una persona se hace humana a través de las otras personas”

“Una persona es persona en razón de las otras personas”

“La creencia es un enlace universal de compartir que conecta a toda la humanidad.”

La siguiente definición, del Arzobispo Desmond Tutu, es más extensa a la par que exacta:

“Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos.”

También, el Ubuntu es hoy considerado como uno de los principios fundamentales de la nueva república de Sudáfrica y está conectado con la idea de un “Renacimiento Africano”.

Como tal, es el concepto filosófico fundamental que le dio base a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, presidida por Desmond Tutu en el momento de la transición democrática en Sudáfrica. Esto es la idea del reconocimiento público de los crímenes contra la humanidad, en el contexto del apartheid, facilitando un proceso único de la amnistía y la construcción de la nación.

En la tradición de los Padres de la Iglesia, bien conocido por Desmond Tutu, se hace eco del Ubuntu el sacramento de la “reconciliación” o la penitencia, y se refiere a la idea de San Pablo de la “comunión de las personas” (en griego, koinonía). Ubuntu es, por esa razón, a menudo traducido como: “Yo soy porque nosotros somos”.

También se pueden establecer paralelos y similitudes con diversos conceptos para expresar y fortalecer el vínculo interpersonal o comunitario, en particular los de otros pueblos organizados en sociedades horizontales y no en estados centrales y jerárquicos:

Mborayhu que se traduce del guarní moderno como “amor” o “amistad”, pero que más ampliamente es “la vida de la tribu y su voluntad de vivir, la solidaridad entre iguales” o el Ayni, principio precolombino de los pueblos andinos (la palabra es quechua) de solidaridad económica y social entre las comunidades.

Esta idea de “humanidad” (humaneness en inglés) hace que se pueda aplicar la filosofía ubuntu a otros ámbitos como el deporte o la empresa; incluso al liderazgo, porque para lograr que un grupo social se mueva siguiendo los valores de ubuntu, es imprescindible que su líder sea, también, un líder ubuntu”.

Origen y significado inicial del Ubuntu

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Esta actitud mental prevaleciente entre los nativos del extremo sur de África, surge del dicho popular “umuntu, nigumuntu, nagamuntu”, que en zulú significa “una persona es una persona a causa de los demás.”

Imprimir Imprimir

Comentarios