La enfermedad Celíaca y el gluten de los cereales

La enfermedad Celíaca y el gluten de los cereales

La enfermedad celíaca.

Introducción

La enfermedad celíaca es una patología que se produce cuando el cuerpo de una persona se sensibiliza al gluten, que es un componente que se encuentra en algunos cereales.

El gluten, que en realidad es una proteína, puede encontrarse en cuatro cereales muy frecuentemente consumidos en la alimentación básica de niños y también de los adultos: el trigo, la avena, la cebada y el centeno.

La celiaquía es la intolerancia permanente a un conjunto de proteínas denominadas prolaminas, presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) productos derivados de estos cuatro cereales.

Las prolaminas reciben distintos nombres de acuerdo al cereal de procedencia:

Trigo = gliadina.

Avena = avenina.

Cebada = hordeína.

Centeno = secalina.

El gluten de los cereales mencionados es la forma más conocida de presentación de las prolaminas tóxicas para los celíacos. La gliadina constituye el mayor problema, pues es la más utilizada en la industria alimentaria. Como en muchas otras enfermedades, la celiaquía es consecuencia de la combinación de dos factores: la herencia y el medio.

Para que ésta se manifieste seguramente deberá existir alguna predisposición genética, pero también será necesario que se agregue la exposición al gluten. Esto desencadenará la intolerancia del cuerpo a la proteína, y traerá como consecuencia lesiones en el intestino que harán que se dificulte la absorción de los nutrientes.

La Celiaquía se manifiesta a través de diferentes síntomas:

En niños: suele presentarse “diarrea crónica” (síndrome de mala absorción), vómitos reiterados, marcada distensión abdominal, falta de masa muscular, pérdida de peso, retraso del crecimiento, escasa estatura, cabello y piel secos, descalcificación, inapetencia, mal carácter.

En adolescentes: dolor abdominal, falta de ánimo, rechazo a la actividad deportiva, retraso en el ciclo menstrual.

En adultos: descalcificación, diarreas, fracturas espontáneas, desnutrición, abortos espontáneos, impotencia. Su tratamiento El único tratamiento es una dieta estricta y de por vida Sin TACC.

El diagnóstico se realiza mediante biopsia intestinal; jamás se debe comenzar una dieta Sin T.A.C.C. sin previa biopsia que la justifique.

El celíaco no es un enfermo, es una forma de ser, ya que puede alcanzar los niveles nutricionales que había perdido cumpliendo rigurosamente su dieta sin TACC, y con ello su total desarrollo neurológico y físico.

Pueden comer sin inconvenientes otros cereales como el arroz y el maíz, y reemplazar alimentos que habitualmente se preparan con harina de trigo por otras harinas.

Si se mira cuidadosamente las etiquetas de algunos envases de alimentos, como por ejemplo el yogurt, se podrá encontrar que figura la frase “sin TACC” que son las iníciales de los cuatro cereales que contienen gluten. O sea que esos alimentos pueden ser consumidos por las personas celíacas sin temor a que empeoren los síntomas.

Dentro de las recomendaciones de alimentación durante el primer año de vida, para evitar la sensibilización al gluten, se aconseja su introducción en la dieta recién a partir de los seis meses de edad. Inicialmente se recomiendan preparados de arroz o maíz, y más adelante el bebé puede recibir cereales con trigo, avena, cebada o centeno.

Sitios Recomendados

• Cocina para celíacos la receta del mes

• Continúan las acciones del Grupo Promotor de la Ley Celíaca

• Blog de Cocina

www.acela.org.ar

www.celiaco.org.ar

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

• Guía anual de alimentos y medicamentos para celíacos

Imprimir Imprimir

Comentarios