Fundación Huerta Niño

Tema de la semana: Fundación Huerta Niño

 

FUNDACION HUERTA NIÑO: Argentina es uno de los países fértiles del mundo, un país rico en variedad de suelos, climas, vegetación, entre tantas otras bondades con las que ha sido bendecido. Sin embargo, muchísimos son los niños que padecen hambre o que están mal alimentados. No siempre las políticas gubernamentales se ocupan de esta situación que debería ser – a todas luces- una prioridad. Un niño desnutrido es un niño sin un futuro digno. Afortunadamente hay mucha gente que desde su lugar, sus ganas y su amor por el prójimo piensa en revertir esta situación. No con una política asistencialista, sino creando una conciencia, enseñando a cultivar y procurar el alimento, a sacar provecho de un suelo fértil y que es para todos.
Fundación Huerta Niño desarrolla su labor en todo el país y todos podemos colaborar con ella, colocando nuestra “semilla” para que crezca un país donde ningún niño tenga hambre.

Introducción

El proyecto Mi Huerta se puso en marcha en el año 1999, con el fin de dar una respuesta de largo plazo al dramático problema de malnutrición y desnutrición infantil existente en nuestro país, a través de la construcción de huertas escolares en zonas de bajos recursos.

El primer paso fue conseguir un socio tecnológico, elección que recayó en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el cual ya contaba con toda la tecnología y experiencia de su plan Pro-Huerta.

El proyecto se inició y se perfeccionó con la construcción de las 4 primeras huertas escolares entre 1999 y 2002: dos en la provincia de Chaco y dos en la provincia de Santiago del Estero.

Luego, en marzo de 2004 Huerta Niño se constituyó formalmente como fundación, mediante la Resolución 0235 de la Inspección General de Justicia de la Nación.

Actualmente la fundación cuenta ya con más de 50 huertas distribuidas en todo el país, abarcando provincias como: Chaco, Santiago del Estero, Salta, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Tierra del Fuego, La Rioja y Misiones.

Misión: Trabajamos en forma solidaria en escuelas rurales primarias en donde haya casos de desnutrición y malnutrición, construyendo huertas comunitarias con el fin de brindar una solución sustentable en el tiempo al hambre de los niños.

Visión: Reducir  y suprimir el hambre y la desnutrición de los niños de todo el territorio argentino, y lograr recuperar un “modelo rural” que permita a los niños beneficiarse al máximo de su entorno.

Voluntariado “estar a la altura de la comunidad”

Nuestra propuesta de voluntariado busca ser integral, en donde se forme a los voluntarios en acciones de promoción social y planeamiento, ya que en nuestro proyecto, la construcción de la huerta debe ser realizada por los padres.
Proponemos tres ejes de acción:
Realizamos charlas de voluntariado (formativas y  motivacionales), orientándolos en la temática social y ayudándolos a formular proyectos, para luego detectar zonas favorables para su implementación contando con el apoyo de la empresa. (*)
Proponemos actividades vinculadas al trabajo en la huerta intentando acercarnos a la comunidad, a través del fruto de una acción planeada. Finalmente se entrega a la comunidad el trabajo realizado (reparación de herramientas, espantapájaros, carteles para la huerta, etc.), pudiendo ser acompañado por elementos que junten los voluntarios, pero no siendo parte del eje principal de acción.
Dependiendo del caso, se pueden enviar representantes de la empresa para entregar el obsequio, realizándose una actividad de contacto con la comunidad, desde el acompañamiento y el espíritu de promoción social.
(*) Huerta niño, sólo acompañará las acciones en huertas escolares comunitarias, pudiendo vincular a los voluntarios con otras ong´s.

¿Qué debemos hacer?

Para revertir esta situación, el Proyecto Mi Huerta centró su acción en los niños procurando dar respuesta a estos dos interrogantes:

“¿Por qué los niños padecen hambre en un país tan fértil como el nuestro?”

“¿Qué podemos hacer para cambiar esta situación?”

Creemos firmemente que no se trata sólo de dar de comer, sino también de enseñar a producir el propio alimento, y de consolidar nuevos conocimientos para aprender a cultivar vegetales y así complementar la dieta tradicional deficiente, para adoptar una “dieta criolla con verduras”.

¿Cómo lo logramos?

Para lograr esto existe una oportunidad: trabajar con los niños en la escuela durante el ciclo primario.
Para aprovechar esta oportunidad existe una herramienta, una verdadera solución, probada y sustentable, que no es asistencial, ni es un paliativo.
Esta solución resuelve el problema de alimentación y de salud que padecen los niños, brindándoles una oportunidad de vivir en su tierra adquiriendo los conocimientos de la huerta.
Es por ello que Huerta Niño ha desarrollado un modelo para la construcción de huertas comunitarias en escuelas rurales de bajos recursos.

Características y Beneficios

Características

Es nutricional
Es orgánico
Es ecológico
Es educativo
Es económico
Es solidario
Es sustentable

Beneficios

Mejora la calidad alimentaría de los niños y sus familias
Favorece el desarrollo intelectual y armonioso del niño,
ofreciendo un futuro con más posibilidades
Fortalece a la comunidad
Genera espacios de participación y de encuentro

¿Cómo participar?

Movilización de recursos

La fundación lleva adelante una tarea de desarrollo de fondos permanentemente para sustentar sus actividades. Estos son entregados solidariamente por donantes de distinto tipo: particulares, empresas, gobierno y organizaciones sin fines de lucro. Existen dos grupos:
a) El Donante Mensual, quien aporta dinero para sustentar los costos de la fundación y del seguimiento posterior de huertas.
b) El Donante de Huerta, quien aporta el dinero para la construcción de una huerta.

Para comunicarse y colaborar:

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fundación Huerta Niño
Vuelta de Obligado 1441 3º A
(C1426BEF) Ciudad autónoma de Buenos Aires, Argentina
Tel: (0054 11) 4784-3819/ 4780-5954
www.mihuerta.org.ar

Imprimir Imprimir

Comentarios