Manos por Hermanos en la escuela Nº 2 – El Soberbio – Misiones

Escuela-corazón: frutos desde la tierra roja

Las vivencias cotidianas que se amontonan en la Escuela Nº 2 “Educación para las primaveras” (El Soberbio – Misiones) no caben en las letras que forman esa palabra: “escuela”. Casi uno podría escribir “corazón”, “núcleo”, “alma”, “sentido”… O unas cuantas más.

Y, sin embargo, todas serían palabras o pinceles certeros a la hora de describir o pintar lo que el deseo de una comunidad y de su maestro han hecho surgir en ese suelo generoso que pareció haber estado esperando desde siempre a que estos chicos y este maestro vinieran a hacerle dar sus mejores frutos.

Allí se aprende un oficio, allí se cuida, mantiene y aprovecha la biblioteca. Allí se cultiva en el aula y en la huerta. Quizás con el secreto impulso de enseñar, de enseñarnos, que son todas formas de aparición de la vida que hay que cuidar y atender y aprender a hacer crecer juntando mano con mano, las grandes y las chiquitas, las gringas y las guaraníes, juntas.

En la escuela-corazón no pueden faltar tampoco los platos llenos del arroz y del feijón; pero también humeantes del amor que esas manos de madres, de padres, de vecinos, supieron infundir a cada grano.

Mesas y esperas largas. Urgencias y ladrillos a la vista. Platos y bancos, guisos y caldos; todos con la hechura de las manos curtidas de una comunidad que, si tiene un maestro (y lo tiene, Martín), es aquel que vino de lejos a mostrarnos todo lo que somos capaces cuando soñamos y trabajamos juntos para separar la paja del trigo y alimentar lo mejor de nosotros mismos.

Hasta allí llegás vos. Afilando herramientas, llenando cartucheras, apilando ladrillos, cargando bolsas llenas de semillas y llenando platos llenos de esperanzas. Cosa seria esta la de la Escuela del El Soberbio. Cosa linda esta de educar para las primaveras. ¡Cómo nos enseña! ¡Cómo nos alimenta!

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

www.manosporhermanos.org

Imprimir Imprimir

Comentarios