Sigo pensando en otra literatura para niños

Sigo pensando en otra literatura para niños

Montones de libros en las ferias con ese nombre, montones de libros en los estantes. Una cantidad importante de estudios sobre los libros dedicados a los niños: pero sigo pensando en otra literatura. Si hoy por hoy me invitan a elegir libros para niños elijo unos pocos y lo haría con ellos: los niños. Con los niños de hoy: no con mi mirada de adulta formada en otra literatura. Sin dudas que no puedo dejar de lado los clásicos: esos que son y serán el patrimonio de lo actual. Pero no puedo concebir una literatura para niños sin la opinión de ellos. Ahora en estos momentos caigo sin dudas en una paradoja sin salida: ¿qué ellos? ¿cuáles? ¿Todos los niños o los afortunados que han recibido el beneficio de la lectura desde pequeños? ¿Quiénes serían los críticos para seleccionar el verdadero camino de un libro para niños hoy? No es fácil decidirse: si digo que son aquellos que han recibido el beneficio de la lectura desde muy temprano estoy ignorando a la inmensa mayoría.

Entonces la pregunta es si realmente el juicio valorativo de unos pocos no estaría en la misma posición que cuando deciden los adultos que creen saber perfectamente que es lo que al niño le conviene. Si digo que la opinión de la inmensa mayoría corro el peligro que el libro no sea el más literario, ni el más estético sino simplemente el más llevadero, tal vez el más sencillo o incluso, ridículo. Tal vez debería de quedarme en una posición neutral pero es más complicado que ser justo.

Sigo soñando en un libro para niños:

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles
  • Que no pretenda dar lecciones de nada
  • Que refleje con la belleza de la palabra la realidad de hoy
  • Que con alegría y humor juegue con la fantasía
  • Que permita jugar con el texto
  • Que no de indicaciones ni parámetros para enseñar nada de nada
  • Que se puedan reír a carcajadas con él.
  • Que se duerman soñando con el argumento
  • Que se asusten y cierren el libro

Tal vez ese sueño esté completo con algunos libros de hoy, pero sigo viendo la necesidad de adoctrinamiento solapada en otras formas que sólo un adulto puede hacer.

Imprimir Imprimir

Comentarios