¿Realmente los gatos tienen siete vidas?

No. Parece que las tuvieran porque un salto que podría ocasionar un daño al caer a cualquier persona, no significa nada para un gato. Es un animal tan distendido, tan fuerte y, a la vez, tan elástico que, por lo general, aunque no siempre, aterriza sobre sus patas.

Un gato puede caminar por cercas puntiagudas, oír a un ratón  en un agujero, ver casi en la oscuridad y guiarse por sus bigotes. Hasta puede contraer sus garras hasta que vuelva a necesitarlas.

Un gato es muy astuto, curioso y nadie es su amo. Sin embargo, quiere realmente a las personas con las que vive y es el único animal que tiene un modo de expresar cuénto las quiere: su ronroneo.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios